La técnica del drenaje linfático proviene de

admin
admin

Vídeo del brazo de drenaje linfático después de la mastectomía

El bloque de construcción morfológico y funcional elemental del tejido linfático son los ganglios linfáticos, también llamados ganglios linfáticos o glándulas linfáticas. Contienen células del sistema inmunitario en distintas fases de maduración. Controlan y protegen la sangre periférica filtrando y purificando la linfa, activando el sistema inmunitario y permitiendo el paso de los leucocitos al sistema linfático en presencia de patógenos. Las estaciones de los ganglios linfáticos tienen una ubicación topográfica constante.

A medida que la enfermedad se agrava y se vuelve crónica, progresa hasta la fase de elefantiasis. En el caso de un linfedema grave, se realiza una intervención quirúrgica para desviar la linfa estancada en una región hacia el tejido sano (linfangioplastia), o un autotransplante de ganglios linfáticos.

En el ámbito cosmético: tratamiento de los edemas que se producen tras la cirugía plástica, lifting, blefaroplastia, etc.; celulitis (el masaje debe combinarse con restricciones, dieta y ejercicio); tratamiento de cicatrices (también para reducir o contrarrestar la formación de queloides); úlceras que cicatrizan con dificultad (úlceras varicosas); quemaduras.

  Ficha tecnica drenaje linfatico

Anatomía del drenaje linfático

A lo largo de las vías linfáticas, hay órganos, llamados ganglios linfáticos, capaces de producir los llamados linfocitos, es decir, una serie especial de glóbulos blancos dedicados a la eliminación de microorganismos hostiles.

Uniéndose a la linfa presente en los vasos procedentes de la parte superior del cuerpo, la linfa transportada por el conducto torácico se vierte en la unión de las venas subclavias y la vena yugular.

La linfa representa un sistema eficaz a través del cual el organismo recoge los líquidos y los desechos de la periferia y los transporta a los órganos de depuración, como el hígado, los riñones, los pulmones y los ganglios linfáticos.

Como la propia palabra indica, el drenaje linfático favorece el drenaje de los líquidos linfáticos de los tejidos: la acción mecánica manual se ejerce sobre las zonas que afectan al sistema linfático, constituidas por el bazo, el timo, los nódulos linfáticos y los ganglios linfáticos, para facilitar la salida de los líquidos orgánicos estancados.

  Las técnica del drenaje linfático manua

Los movimientos circulares, que deben aplicarse siempre de forma ligera y al mismo tiempo constante, se realizan generalmente a nivel del cuello y la cara: con frecuencia, el drenaje linfático comienza con este masaje circular, ya que a nivel del cuello los sistemas circulatorios sanguíneo y linfático se mezclan a través de los ganglios linfáticos de esta zona.

Contraindicaciones absolutas del drenaje linfático

Un masaje demasiado fuerte comprime los vasos linfáticos, haciendo que se cierren y así se estanque la linfa, mientras que un masaje suave y rítmico favorece la contracción de las válvulas y activa la propulsión de la linfa.

La linfa contenida en los vasos linfáticos se recoge de todo el cuerpo y se devuelve al torrente sanguíneo. Procede de la parte del plasma que circula por los huecos del tejido conjuntivo y se origina en la sangre por filtración a través de las paredes capilares.

  Orden de técnicas drenaje linfático

Significado del drenaje linfático

El láser está especialmente indicado en el tratamiento de patologías musculares, tendinosas y ligamentosas; osteoarticulares, traumáticas, en equimosis, bursitis y entesitis. También es muy eficaz en la epicondilitis, el túnel carpiano y la periartritis.

La iontoforesis se refiere a la introducción de un fármaco en el cuerpo a través de la epidermis (administración transcutánea) utilizando una corriente directa (corriente galvánica) producida por un generador especial. Las ventajas de esta vía de administración son esencialmente evitar la administración sistémica (oral, intramuscular, intravenosa) y aplicar el fármaco directamente en el lugar del cuerpo afectado por la patología.

La terapia de ultrasonidos suele utilizarse con el objetivo de obtener efectos térmicos, mecánicos (inducidos por la vibración), analgésicos, relajantes, vasodilatadores (capaces de aumentar la circulación sanguínea) y de macromasaje de las fibras del tejido conectivo.

Los beneficios del drenaje linfático pueden resumirse en: efecto antiedematoso, efecto curativo, efecto relajante, efecto inmunizante, efecto regenerador, efecto estimulante de la microcirculación.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad