Drenaje linfatico tecnica

admin
admin

Drenaje linfático manual

El drenaje linfático manual en el método Vodder original consiste en ligeros golpes en la piel, en dirección centrípeta, desde la periferia hacia el centro del tronco, para ayudar a la linfa en su camino. Finalmente, termina con una serie de bombeos y drenajes en las zonas donde se acumula la linfa.

Existen contraindicaciones definitivas para el masaje linfático manual: las personas con infecciones agudas, eczemas y manchas en la piel, tumores malignos, insuficiencia cardíaca, insuficiencia renal, hipertiroidismo, asma bronquial y bronquitis asmática aguda, flebitis y tromboflebitis, e hipotensión no deben someterse al drenaje linfático.

La linfa se desplaza por los vasos linfáticos gracias a la propulsión de diminutas fibras musculares lisas y por receptores nerviosos que se contraen automáticamente cuando el tracto de los vasos linfáticos que cubren se expande debido al aumento de la linfa que contiene. Las contracciones, en condiciones normales de salud, son de unas 10-12 por minuto, con una pausa de 5 segundos cada una para el llenado.

  Ficha tecnica drenaje linfatico

Drenaje linfático en casa

El fisioterapeuta Emil Vodder y su esposa Estrid fueron los primeros en introducir el drenaje linfático en la década de 1930, y perfeccionaron la técnica introducida por el Dr. Alexander Von Winiwarter, dando lugar a la actual técnica de drenaje linfático de Vodder.

El método Vodder implica la realización de empujes circulares y rotatorios y de movimientos de dispensación y bombeo, mientras que el método Leduc implica únicamente la maniobra de retirada, que se realiza aguas abajo de la zona que presenta el trastorno, para vaciar los colectores linfáticos, y la maniobra de reabsorción, que se realiza en las zonas donde hay retención, para favorecer la reabsorción de líquidos.

A continuación, pasamos a la región de la pierna, cuyos ganglios de referencia son los retromaleolares, y procedemos a realizar maniobras de bombeo y movimientos de golpeo en la zona de la pantorrilla, para terminar la parte anterior del miembro inferior con el tratamiento del pie.

Las maniobras son similares a las descritas para el miembro inferior, los ganglios linfáticos de referencia son diferentes, que en este caso son los axilares (si están presentes) y los del brazo. El tratamiento de la extremidad superior suele combinarse con el tratamiento del tórax y el pecho.

  Tecnicas complementarias de drenaje linfatico

Beneficios del drenaje linfático

Durante la mayor parte de una sesión de DLM, el masaje se realiza desde la periferia hacia los órganos internos (en dirección centrípeta), para favorecer el efecto de drenaje de las válvulas de deglución de los vasos linfáticos.

En cambio, según Leduc, el tratamiento sólo debe realizarse mediante dos manipulaciones, en función de la afección a tratar: “la maniobra de retirada y la maniobra de reabsorción”. La primera consiste en manipulaciones que se realizan aguas abajo de la zona de interés para favorecer el drenaje fisiológico de los líquidos estancados en los vasos, mientras que la segunda actúa sobre las zonas de retención, manipulando el tejido para favorecer la reabsorción de líquidos a nivel de los vasos linfáticos superficiales.

  Tecnica de tampon secante drenaje linfatico

Drenaje linfático facial

Los orígenes del LDM son muy antiguos, el primero en introducir esta técnica en Occidente con el objetivo de combatir el linfedema fue el cirujano austriaco Alexander Winiwarter a finales del siglo XIX, pero el masaje que propuso no tuvo gran éxito hasta que fue perfeccionado por el Dr. Emil Vodder y su esposa Estrid Vodder que lo hicieron público en 1936, en 1967 se fundó la Escuela Vodder llamada “Vodder Akademic SchuleWalchsee” con sede en Austria.

El drenaje está indicado en el tratamiento del linfedema, una afección caracterizada por la acumulación de líquido en los espacios intersticiales, que provoca una insuficiencia linfática, clasificada según Foldi en dinámica (edemas postraumáticos, postquirúrgicos, hipoproteinemia, trombosis venosa e insuficiencia venosa crónica) y mecánica (anomalías congénitas).

El linfedema puede distinguirse en primario, caracterizado por anomalías congénitas del sistema linfático, y secundario, por la obstrucción causada por otra enfermedad como neoplasias, adenopatías, síndromes postflebíticos, linfangitis, extirpación de ganglios linfáticos, traumatismos articulares tras fractura, cirugía, enfermedades del sistema conectivo.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad