Drenaje linfatico extremidad superior

admin
admin

Dotto toracico origine

1. Sociedad Internacional de Linfología. El diagnóstico y el tratamiento del linfedema periférico: Documento de consenso 2013 de la Sociedad Internacional de Linfología. Lymphology. 2013 Mar;46(1):1-11.2. Moore JE, Bertram CD. Flujos del sistema linfático. Ann Rev Fluid Mechanics 2018;50(1):459-82.

4. Tiwari P, Coriddi M, Salani R, Povoski SP. Linfedema de las extremidades relacionado con el cáncer de mama y ginecológico: una revisión de las modalidades de diagnóstico y las opciones de manejo. World J Surg Oncol. 2013 Sep 22;11:237.

14. Lasinski BB, McKillip Thrift K, Squire D, Austin MK, Smith KM, Wanchai A, et al. Una revisión sistemática de la evidencia para la terapia descongestiva completa en el tratamiento del linfedema de 2004 a 2011. PMR 2012;4:580-601.

19. Vafa S, Zarrati M, Malakootinejad M, Totmaj AS, Zayeri F, Salehi M, Sanati V, Haghighat S. Efecto de la restricción calórica y los simbióticos en la calidad de vida y la reducción del edema en el linfedema relacionado con el cáncer de mama, un ensayo clínico. Breast. 2020 Dec;54:37-45.

  Drenaje linfatico labio superior

22. Sanal-Toprak C, Ozsoy-Unubolo T, Bahar-Ozdemir Y, Akyuz G. The efficacy of intermittent pneumatic compression as a substitute for manual lymphatic drainage in complete decongestive therapy inJ Cancer Surviv the treatment of breast cancer related lymphedema. Lymphology. 2019;52(2):82-91.

Cisterna Pecquet

Según datos epidemiológicos del Instituto Europeo de Oncología (IEO), en Italia unas 350.000 personas padecen linfedema y cada año se registran unos 40.000 nuevos casos, principalmente mujeres de entre 30 y 40 años. En todo el mundo se registran 300 millones de casos, 1 de cada 20 personas está afectada por un linfedema por diversas causas. Se trata, por tanto, de una patología muy extendida, de carácter evolutivo, incapacitante y agravante.

El linfedema se define como secundario cuando, afectando indistintamente a hombres y mujeres, representa una disfunción de los vasos linfáticos, originalmente sanos y en perfecto funcionamiento, como consecuencia de diversas patologías como adenopatías, diabetes, linfangitis, celulitis bacteriana, erisipela, filariasis linfática, radioterapia axilar e inguinal, quemaduras profundas e insuficiencia venosa crónica.

No existe un tratamiento específico, definitivo y totalmente curativo. El tratamiento consiste en ejercicio, movilización activa y pasiva del edema mediante elastocompresión y masaje, y a veces cirugía.

  El drenaje linfático de las extremidades superiores es para

Diafragma del conducto torácico

El sistema linfático constituye un sistema de drenaje paralelo al sistema venoso. Los vasos linfáticos y sanguíneos, aunque son similares en la estructura de sus paredes y en su curso, tienen algunas diferencias fundamentales:

Un rasgo característico de las paredes de los capilares linfáticos son los puntos de contacto entre las células endoteliales, denominados “uniones interendoteliales”. En efecto, las células endoteliales de los capilares linfáticos pueden simplemente tocarse, o tener sus márgenes superpuestos de forma simple o compleja, formando una especie de mecanismo de válvula unidireccional. Las uniones entre las células endoteliales pueden ser:

Los capilares linfáticos a nivel de la piel forman una red poligonal avalvular bidimensional, con mallas poligonales de 400 a 550 nanómetros, situada en el límite entre la capa reticular y la capa papilar de la dermis (red cutánea superficial). Cada capilar drena un área de piel de aproximadamente 0,25 mm cuadrados.

Al igual que las venas, los colectores linfáticos tienen en su interior estructuras valvulares, representadas por válvulas semilunares pareadas, formadas por una capa endotelial reforzada por una capa de fibras colágenas reticulares.

  Drenaje linfatico parpado superior

Tronco subclavio

No todos los órganos son drenados por el sistema linfático[2]. El sistema nervioso central, los huesos, la médula ósea, la parte materna de la placenta y el endomisio de los músculos carecen de vasos linfáticos, aunque están provistos de conductos prelinfáticos que pueden drenar líquido intersticial hacia los ganglios linfáticos zonales. El cristalino, la córnea, la epidermis, el cartílago y la íntima tonaca de las arterias de gran calibre carecen no sólo de vascularización linfática sino también de vascularización sanguínea[2].

Este fluido, en su camino hacia los capilares linfáticos, se enriquece con productos del metabolismo celular, hormonas, antígenos y diversas sustancias (que también pueden ser importantes para el diagnóstico) y se vacía de nutrientes. De este modo, la linfa corresponde aproximadamente al líquido intersticial y su formación consiste en entrar en el vaso linfático[2].

Los vasos de conducción linfática son los encargados de transportar la linfa desde los capilares hasta la salida en el torrente circulatorio e incluyen los precolectores, los pre y postcolectores linfáticos, los troncos y los conductos linfáticos.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad