Drenaje linfatico postoperatorio de pecho

admin
admin

Drenaje linfático piernas

El drenaje linfático manual en el método Vodder original consiste en ligeros golpes en la piel, en dirección centrípeta, desde la periferia hacia el centro del tronco, para ayudar a la linfa en su camino. Finalmente, termina con una serie de bombeos y drenajes en las zonas donde se acumula la linfa.

Existen contraindicaciones definitivas para el masaje linfático manual: las personas con infecciones agudas, eczemas y manchas en la piel, tumores malignos, insuficiencia cardíaca, insuficiencia renal, hipertiroidismo, asma bronquial y bronquitis asmática aguda, flebitis y tromboflebitis e hipotensión no deben someterse al drenaje linfático.

La linfa se desplaza por los vasos linfáticos gracias a la propulsión de diminutas fibras musculares lisas y por receptores nerviosos que se contraen automáticamente cuando el tracto de los vasos linfáticos que cubren se expande debido al aumento de la linfa que contiene. Las contracciones, en condiciones normales de salud, son de unas 10-12 por minuto, con una pausa de 5 segundos cada una para el llenado.

  Drenaje linfatico postoperatorio electrico

Drenaje linfático abdominal

Por último, la posición declive de la extremidad en determinados momentos del día y una gimnasia postural adecuada y el mantenimiento del trofismo muscular permiten al paciente volver a una conducción vital normal.

Antes de realizar las maniobras de masaje drenante, respetando plenamente el curso anatómico de los vasos venosos superficiales subyacentes a la zona a tratar, se realiza la llamada estimulación del sifón venoso (zona de confluencia de los círculos venosos superficiales y profundos de la extremidad).

  Drenaje linfatico postoperatorio electrico

Las compresiones se realizan con una gran superficie de forma circular y en dirección centrípeta, lo que provoca lentas deformaciones del tejido con una ligera presión. Esta descripción deja claro que el paciente sometido a DLM siente una agradable sensación de vaciado sin ningún tipo de dolor, a pesar de que se tratan los tejidos dolorosos edematosos y táctiles.

Eliminación quirúrgica del drenaje

Las sensaciones de hormigueo, ardor, adormecimiento o picor en la región torácica y a lo largo del brazo del lado operado son bastante comunes y pueden durar semanas o incluso meses después de la cirugía. Suelen deberse a la irritación de los nervios durante la cirugía.

Es probable que el brazo y el hombro del lado operado estén rígidos y doloridos durante unas semanas. La enfermera o el fisioterapeuta le sugerirán algunos ejercicios ligeros para recuperar y restablecer los movimientos naturales.

  Compex drenaje linfatico postoperatorio

Drenaje quirúrgico cuando hay que eliminarlo

El drenaje, que suele ser único, es especialmente útil en diferentes situaciones. Se utiliza habitualmente en cirugía en el curso postoperatorio de las grandes operaciones, o de las realizadas por determinados estados patológicos, pero también se utiliza de forma rutinaria en el curso de determinados estados patológicos con el fin de obtener:

Los drenajes deben ser retirados cuando su finalidad cesa y antes de que su sola presencia provoque una reacción inflamatoria de cuerpo extraño por la que, como se dice, el drenaje acabaría drenándose a sí mismo.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad