Drenaje linfatico manual aplicado a una histerectomia

admin
admin

Dolor abdominal bajo después de una histerectomía total

La cicatriz hipertrófica está hinchada, roja y elevada. Aparece como engrosada debido a un exceso de fibras de colágeno producidas por los fibroblastos. Los fibroblastos no son más que las células que proporcionan la curación de los tejidos. En la práctica, debido al efecto del sobreesfuerzo de estas células, se forma una especie de cordón en el corte de la piel, que tiende a levantarla y a hacerla picar.

NOTA: no hay que confundir las cicatrices hipertróficas con los queloides, que son engrosamientos de la cicatriz.    Esta última, entre cuatro y ocho semanas después de la cirugía, puede presentarse como una masa elevada.

Contraindicaciones absolutas del drenaje linfático

Los orígenes del LDM son muy antiguos, el primero en introducir esta técnica en Occidente para combatir el linfedema fue el cirujano austriaco Alexander Winiwarter a finales del siglo XIX, pero el masaje que propuso no tuvo mucho éxito hasta que fue perfeccionado por el Dr. Emil Vodder y su esposa Estrid Vodder que lo hicieron público en 1936, en 1967 se fundó la Escuela Vodder llamada “Vodder Akademic SchuleWalchsee” con sede en Austria.

  Drenaje linfatico manual tratamiento estético

El drenaje está indicado en el tratamiento del linfedema, una afección caracterizada por la acumulación de líquido en los espacios intersticiales, que provoca una insuficiencia linfática, clasificada según Foldi en dinámica (edemas postraumáticos, postquirúrgicos, hipoproteinemia, trombosis venosa e insuficiencia venosa crónica) y mecánica (anomalías congénitas).

El linfedema puede distinguirse en primario, caracterizado por anomalías congénitas del sistema linfático, y secundario, por la obstrucción causada por otra enfermedad como neoplasias, adenopatías, síndromes postflebíticos, linfangitis, extirpación de ganglios linfáticos, traumatismos articulares tras fractura, cirugía, enfermedades del sistema conectivo.

  Que vale un masaje de drenaje linfático manual

Trastornos urinarios tras la histerectomía

Se recomiendan dos fases de tratamiento. La fase de tratamiento intensivo consiste en intervenciones con terapia descongestiva completa (NLN, 2011; Papadopoulou et al., 2012). Los pacientes pasan a la fase de mantenimiento del tratamiento cuando no hay cambios en el volumen de las extremidades. (Papadopoulou et al., 2012) (véase el cuadro 1)

Los terapeutas de linfedema también toman medidas de forma rutinaria para controlar la respuesta y la progresión del tratamiento, hacen recomendaciones sobre los ejercicios; instruyen a los pacientes adecuados para los dispositivos de compresión y les ayudan a mantener la función diaria. (Papadopoulou et al., 2012).

La educación preoperatoria incluye una discusión individual sobre la incidencia y la patogénesis del linfedema (Papadopoulou et al., 2012). Los pacientes también deben recibir material impreso sobre el sistema linfático, comprender las fuentes del linfedema, verbalizar la identificación de los factores de riesgo y discutir las intervenciones para prevenir el linfedema (Torres Lacomba et al., 2010).

  Historia del drenaje linfatico manual

Histerectomía abdominal

2) Efecto sobre la conducción álgica: si la técnica de drenaje linfático manual se ejerce correctamente, es decir, con una ligera presión continuamente variada, se excitan células inhibidoras que minimizan, o incluso extinguen, cualquier sensación de dolor.

4) Efecto sobre la musculatura lisa de los vasos sanguíneos linfáticos: el drenaje linfático manual actúa como tonificador de la musculatura lisa de los vasos sanguíneos, es decir, en la zona de los capilares sanguíneos se consigue una contracción de los esfínteres precapilares.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad