Concepto de drenaje linfatico manual

admin
admin

Drenaje linfático facial

El drenaje linfático manual en el método Vodder original consiste en ligeros golpes en la piel, en dirección centrípeta, desde la periferia hacia el centro del tronco, para ayudar a la linfa en su camino. Finalmente, termina con una serie de bombeos y drenajes en las zonas donde se acumula la linfa.

Existen contraindicaciones definitivas para el masaje linfático manual: las personas con infecciones agudas, eczemas y manchas en la piel, tumores malignos, insuficiencia cardíaca, insuficiencia renal, hipertiroidismo, asma bronquial y bronquitis asmática aguda, flebitis y tromboflebitis e hipotensión no deben someterse al drenaje linfático.

La linfa se desplaza por los vasos linfáticos gracias a la propulsión de diminutas fibras musculares lisas y por receptores nerviosos que se contraen automáticamente cuando el tramo de vaso linfático que cubren se expande debido al aumento de la linfa que contiene. Las contracciones, en condiciones normales de salud, son de unas 10-12 por minuto, con una pausa de 5 segundos cada una para el llenado.

  Cepillo drenaje linfatico manual

Beneficios del drenaje linfático

Hay varias enfermedades en las que el drenaje linfático no puede realizarse o debe seguir ciertas precauciones, como la trombosis o la insuficiencia cardíaca. Pregunte a su médico si tiene alguna contraindicación para el drenaje linfático manual.

Con el drenaje linfático, el terapeuta limpia sistemáticamente los canales de drenaje. Se tratan diferentes regiones del cuerpo para activar distintas zonas del sistema linfático. Normalmente se empieza por el cuello. A continuación se trata el tronco y luego la pierna o el brazo afectados.

Con la técnica pulsátil, el terapeuta coloca la palma de la mano sobre la pierna o el brazo del paciente a tratar. Con los movimientos de empuje transversal y longitudinal, la linfa se “empuja” primero en la dirección del flujo con las yemas de los dedos pulgares y las manos, y luego con un amplio contacto de la palma.

La técnica entrecruzada se utiliza en las partes planas del cuerpo, como la espalda, y suele realizarse con ambas manos. Con esta técnica, toda la palma de la mano mueve suavemente el fluido subyacente en movimientos circulares.

  Historia del drenaje linfatico manual

Anatomía del drenaje linfático

El drenaje linfático, como la propia palabra indica, favorece el drenaje de los fluidos linfáticos de los tejidos: la acción mecánica manual se realiza en las zonas que afectan al sistema linfático (formado por el bazo, el timo, los nódulos linfáticos y los ganglios linfáticos), con el fin de facilitar la salida de los fluidos corporales estancados.

A diferencia del método Vodder, el método Leduc implica la ejecución de menos movimientos que forman parte de protocolos terapéuticos que varían en función del tipo de trastorno que hay que tratar.Hay dos movimientos previstos por el método Leduc para la ejecución del drenaje linfático manual:

La maniobra de retirada debe realizarse aguas abajo de la zona afectada por el trastorno y tiene como objetivo vaciar los colectores linfáticos.La maniobra de reabsorción, en cambio, se realiza en las zonas afectadas por la retención y tiene como objetivo promover la reabsorción de líquidos dentro de los vasos linfáticos superficiales.

  Drenaje linfatico manual valor

¿Qué es el drenaje linfático?

Las indicaciones del drenaje linfático son numerosas y se propone por su acción antiedematosa. Las manipulaciones específicas son especialmente eficaces para el tratamiento del linfedema, por su efecto analgésico (alivio del dolor), y sobre las fibras musculares.

En las fibras musculares estriadas, el drenaje linfático ejerce un efecto relajante cuando estos músculos están tensos e hipertónicos; en las fibras musculares lisas (músculos viscerales) mejora y activa su automatismo. A través del drenaje linfático mejoramos la respuesta inmunitaria del organismo. Es una técnica eficaz para prevenir y reducir la antiestética “piel de naranja” de la celulitis.

Se suele proponer un ciclo de sesiones frecuentes (2-3 por semana) durante un total de unas diez, seguido de una terapia de mantenimiento (2-4 sesiones al mes), según el caso.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad