Obstruccion drenaje linfatico cancer mama

admin
admin

Vivir sin ganglios linfáticos pélvicos

Con mucha frecuencia, los ganglios linfáticos, especialmente los situados a los lados del cuello, bajo la barbilla o la mandíbula, se agrandan por causas absolutamente benignas (ganglios linfáticos reactivos), como un resfriado o un dolor de garganta, y luego vuelven rápidamente a su tamaño normal. Los ganglios linfáticos inguinales pueden alcanzar un diámetro de 1-2 centímetros incluso en adultos por lo demás sanos, especialmente si pasan mucho tiempo descalzos al aire libre. Los ganglios linfáticos axilares también suelen inflamarse en respuesta a una infección o a un traumatismo en el brazo o la mano, así como tras la depilación o el uso de desodorantes fuertes.

Las glándulas también pueden crecer unos centímetros en respuesta a una infección o enfermedad. La inflamación de los ganglios, es decir, la linfadenopatía, puede notarse bajo la barbilla o en el cuello, las axilas o la ingle, donde se encuentran los grupos más grandes.

  Drenaje linfatico de la mama

Muchos tipos de infección pueden provocar el aumento de tamaño de los ganglios linfáticos, mientras que, con menor frecuencia, la inflamación de los ganglios se debe a afecciones no infecciosas, como la artritis reumatoide o incluso un tumor.

Linfedema y muerte

El linfedema suele aparecer inicialmente en ciertas zonas características: en el miembro superior, en el codo o la mano; en el miembro inferior, en el pie y el tobillo para las formas primarias, en el muslo para las formas secundarias.

Algunas condiciones patológicas también pueden influir o dificultar las terapias específicas del linfedema (como la enfermedad arterial periférica, la cardiopatía, la hipertensión, etc.) y, por tanto, deben descartarse de antemano.

A estos 3 estadios clínicos hay que añadir un estadio preclínico, el estadio 0, que representa el estado en el que se encuentran todas las personas con riesgo de desarrollar un linfedema, como aquellas a las que se les han extirpado los ganglios linfáticos pero en las que aún no han aparecido los primeros signos clínicos. Obviamente, la prevención es crucial en esta etapa.

  Drenaje linfatico de la mama retencion liquidos

Linfedema de pierna

Según los datos epidemiológicos del Instituto Europeo de Oncología (IEO), en Italia unas 350.000 personas padecen linfedema y cada año se producen unos 40.000 nuevos casos, principalmente en mujeres de entre 30 y 40 años. En todo el mundo se registran 300 millones de casos, 1 de cada 20 personas está afectada por un linfedema por diversas causas. Se trata, pues, de una enfermedad muy extendida, de carácter evolutivo, incapacitante y agravante.

El linfedema se define como secundario cuando, afectando indistintamente a hombres y mujeres, representa una disfunción de los vasos linfáticos, originalmente sanos y en perfecto funcionamiento, como consecuencia de diversas patologías como adenopatías, diabetes, linfangitis, celulitis bacteriana, erisipela, filariasis linfática, radioterapia axilar e inguinal, quemaduras profundas e insuficiencia venosa crónica.

No existe un tratamiento específico, definitivo y totalmente curativo. El tratamiento consiste en ejercicio, movilización activa y pasiva del edema mediante elastocompresión y masaje, y a veces cirugía.

Extirpación de los ganglios linfáticos inguinales consecuencias

Los orígenes del LDM son muy antiguos, el primero en introducir esta técnica en Occidente con el objetivo de combatir el linfedema fue el cirujano austriaco Alexander Winiwarter a finales del siglo XIX, pero el masaje que propuso no tuvo mucho éxito hasta que fue perfeccionado por el Dr. Emil Vodder y su esposa Estrid Vodder que lo hicieron público en 1936, en 1967 se fundó la Escuela Vodder llamada “Vodder Akademic SchuleWalchsee” con sede en Austria.

  Drenaje linfatico principal de la mama

El drenaje está indicado en el tratamiento del linfedema, una afección caracterizada por la acumulación de líquido en los espacios intersticiales, que da lugar a una insuficiencia linfática, clasificada según Foldi en dinámica (edemas postraumáticos, postquirúrgicos, hipoproteinemia, trombosis venosa e insuficiencia venosa crónica) y mecánica (anomalías congénitas).

El linfedema puede distinguirse en primario, caracterizado por anomalías congénitas del sistema linfático, y secundario, por la obstrucción causada por otra enfermedad como neoplasias, adenopatías, síndromes postflebíticos, linfangitis, extirpación de ganglios linfáticos, traumatismos articulares tras fractura, cirugía, enfermedades del sistema conectivo.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad