Drenaje linfatico en brazo con linfedema

admin
admin

Ejercicios para el brazo con linfedema

Los orígenes del LDM son muy antiguos, el primero en introducir esta técnica en Occidente para combatir el linfedema fue el cirujano austriaco Alexander Winiwarter a finales del siglo XIX, pero el masaje que propuso no tuvo mucho éxito hasta que fue perfeccionado por el Dr. Emil Vodder y su esposa Estrid Vodder que lo hicieron público en 1936, en 1967 se fundó la Escuela Vodder llamada “Vodder Akademic SchuleWalchsee” con sede en Austria.

El drenaje está indicado en el tratamiento del linfedema, una afección caracterizada por la acumulación de líquido en los espacios intersticiales, que da lugar a una insuficiencia linfática, clasificada según Foldi en dinámica (edemas postraumáticos, postquirúrgicos, hipoproteinemia, trombosis venosa e insuficiencia venosa crónica) y mecánica (anomalías congénitas).

  Drenaje linfatico brazo youtube

El linfedema puede distinguirse en primario, caracterizado por anomalías congénitas del sistema linfático, y secundario, por la obstrucción causada por otra enfermedad como neoplasias, adenopatías, síndromes postflebíticos, linfangitis, extirpación de ganglios linfáticos, traumatismos articulares tras fractura, cirugía, enfermedades del sistema conectivo.

Linfedema y muerte

El linfedema afecta a una de cada cuatro mujeres después de una mastectomía. Se necesita movimiento (excelente si está en el agua) y vendas elásticas, especialmente cuando se viaja en avión. Cuidado con el calor y las picaduras de insectos, que provocan inflamación: la vacunación es útil

Cuando la inmunoterapia no tiene efecto, el uso de TILs mejora el control de la enfermedad. Esperanza para aquellos que no responden eficazmente a las terapias estándar. Resultados presentados en la ESMO

Identificó el mecanismo por el cual las partículas atmosféricas, aunque no modifican el ADN, favorecen el desarrollo de tumores en presencia de determinadas mutaciones. Posibles implicaciones futuras para el diagnóstico y el tratamiento tempranos

  Drenaje linfatico para adelgazar brazos

Linfedema en el brazo tras una mastectomía

Según los datos epidemiológicos del Instituto Europeo de Oncología (IEO), en Italia unas 350.000 personas padecen linfedema y cada año se producen unos 40.000 nuevos casos, principalmente en mujeres de entre 30 y 40 años. En todo el mundo se registran 300 millones de casos, 1 de cada 20 personas está afectada por un linfedema por diversas causas. Se trata, pues, de una enfermedad muy extendida, de carácter evolutivo, incapacitante y agravante.

El linfedema se define como secundario cuando, afectando indistintamente a hombres y mujeres, representa una disfunción de los vasos linfáticos, originalmente sanos y en perfecto funcionamiento, como consecuencia de diversas patologías como adenopatías, diabetes, linfangitis, celulitis bacteriana, erisipela, filariasis linfática, radioterapia axilar e inguinal, quemaduras profundas e insuficiencia venosa crónica.

No existe un tratamiento específico, definitivo y totalmente curativo. El tratamiento consiste en ejercicio, movilización activa y pasiva del edema mediante elastocompresión y masaje, y a veces cirugía.

  Drenaje linfatico brazo izquierdo

Causas del linfedema del brazo izquierdo

El linfedema suele aparecer inicialmente en ciertas zonas características: en el miembro superior, en el codo o la mano; en el miembro inferior, en el pie y el tobillo para las formas primarias, en el muslo para las formas secundarias.

Algunas condiciones patológicas también pueden influir o dificultar la realización de terapias específicas para el linfedema (como las arteriopatías periféricas, las cardiopatías, la hipertensión, etc.), por lo que deben descartarse previamente.

A estos 3 estadios clínicos hay que añadir un estadio preclínico, el estadio 0, que representa el estado en el que se encuentran todas las personas con riesgo de desarrollar linfedema, como aquellas a las que se les han extirpado los ganglios linfáticos pero en las que aún no han aparecido los primeros signos clínicos. Obviamente, la prevención es crucial en esta etapa.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad